Archivos Mensuales: julio 2012

Entrevista excl…

Entrevista exclusiva al autor de ‘Historias Robadas’, próxima TV movie de Antena 3

 

Enrique J. Vila visita RNEEnrique J. Vila Torres es el ensayista de moda en España. Sus obras centradas en el escándalo de los niños robados, en el que lleva trabajando desde hace años como abogado, han captado la atención de lectores, críticos y productores de televisión.

Usted tiene cuatro libros, comencemos por el más conocido: Historias Robadas. ¿Cómo surgió la idea de este libro?
Al contrario que Bastardos, que fue una necesidad personal que surgió en 2009 para contar mis experiencias relativas a los casos de adopción que conocí en mi despacho, Historias Robadas surgió como una necesidad social, no tan íntima, de gritar a la sociedad las barbaridades que habíamos descubierto respecto a la oscura y brutal trama de tráfico de bebés. Además, quería que esta trama tuviese constancia histórica, que no se olvide nunca.

Sabemos que Antena3 la ha adaptado a televisión y en breve emitirá la serie. ¿Cómo recibió la noticia? ¿Se esperaba este interés?
Como autor obviamente, me entusiasmó la idea. Pero no me extrañó pues es un tema tremendamente candente y muy dramático, que ha dejado sorprendida a la gente.

 ¿Cómo ha respondido la sociedad a su libro?
Con asombro, pero ya no a mi libro, sino al drama que plasma, el del brutal tráfico de niños en España en el s. XX.

Con todo lo que usted conoce de este asunto, en su opinión, ¿se debe hablar de trama o casos aislados pero muy repetidos tanto en el tiempo como en el Estado?
De trama indudablemente. Todos se conocían entre ellos, y los niños se compraban entre ciudades muy distantes. Para que un niño nacido en Melilla, acabase por ejemplo siendo inscrito como hijo falso en Valencia, sin duda los mafiosos de las distintas ciudades del país, debían estar en permanente contacto.

¿Es posible que casos como los denunciados en su libro se estén dando actualmente?
No creo, en la actualidad es muy difícil, porque la administración controla desde 1.987 el origen del niño a adoptar. Antes no era así. No obstante, ahora hay otro problema también dramático, que es el de los acogimientos por parte de la propia administración de niños supuestamente desamparados por sus padres biológicos. En algunas ocasiones, estos acogimientos son abusivos, y separan de por vida a los bebés de sus familias biológicas.

Y, en su opinión nuevamente, ¿cómo ha sido posible mantener oculto esta realidad durante tantos años?
No había medios de investigación. Y tampoco existía el derecho para los adoptados a conocer nuestros orígenes biológicos, hasta el año 1.999. Por tanto, si no existía la posibilidad legal de buscar, ni se comenzaba esa búsqueda….al darse y publicitarse dicha opción, comenzó una avalancha de búsquedas, y entre ellas comenzaron a surgir las de los propios hijos y madres robadas.

¿Recuerda cómo empezó a investigar los primeros casos de bebés robados?
Sí. Llegaban a mi despacho supuestos “adoptados” que querían encontrar a sus madres biológicas. Me enseñaban su documentación, y yo veía que ellos eran hijos biológicos. Que no había adopción por ninguna parte….no sabía por qué querían buscar. Sin embargo, esos documentos estaban falsificados. No eran adoptados, pero eran hijos falsos, que querían buscar a sus verdaderos padres. Ahí comenzó todo.

En Historias Robadas daba a conocer numerosos casos de niños separados de sus progenitores. Sin embargo, en Mientras duró tu ausencia se centra en las madres. ¿Por qué ese cambio de perspectiva?
Realmente Mientras Duró Tu Ausencia cuenta la historia de una madre que al mismo tiempo es hija de la misma Casa Cuna. Nació y fue abandonada, y luego fue obligada a abandonar a su propio hijo 15 años más tarde…. Junto con esta única historia central, cuento también la vida de otras chicas, madres también, que convivieron con la protagonista en la misma casa cuna….la vida dentro de esos centros religiosos, fue muy dura, dramática, morbosa y desconocida para la gente común. Yo mismo no tendría ni idea de ese horror, si no fuera porque busco a mi madre biológica que lo vivió en sus propias carnes.

En su tercer libro Mientras duró tu ausencia muestra la vida frustrada y carcelaria de esas mujeres. Y como todos sabemos normalmente “Las palabras se las lleva el viento”, ¿quería plasmar estos secretos para que a través de sus libros dejen testimonio para siempre de estas atrocidades?
Sí. La literatura tiene una gran función histórica, más de lo que nos imaginamos. Efectivamente, dentro de 500 años nadie creerá lo que cuento en mis libros, aunque insisto que es la pura realidad…. Espero que entonces los historiadores sean piadosos de mí, y se crean lo que ocurría en las congregaciones religiosas del S. XX en Europa…por suerte, no solo mi libro trata de esto, hay al menos un par de películas irlandesas que relatan el horror de los internados católicos en ese país.

Mientras duró tu ausencia se basa en una historia real. ¿Por qué eligió el caso de María para esta novela?
El caso de María es brutal. Es una mujer que nace en la Casa Cuna, y 15 años después da a luz en la misma Casa Cuna…y cuando es adulta, incluso las mismas monjas le ofrecen quedarse con un bebé de esa misma Casa Cuna…por suerte lo rechaza…pero en definitiva es la historia de una doble búsqueda de su protagonista, de su madre biológica y de su hija biológica. Es terrible lo que ha pasado esa mujer, que además ahora es muy amiga mía.

Sabemos que la publicación de los archivos de la casa cuna de Barcelona, precursora de la casa cuna en la que transcurren los hechos de su tercer libro “Mientras duró tu ausencia”, ha tenido gran importancia en este proceso. ¿Se ha encontrado casos que se nieguen a dar los nombres de niños que fueron arrebatados de sus madres aún con una orden judicial?
En la mayoría de hospitales e instituciones, con una orden judicial entregan los nombres de las madres biológicas. Incluso en algunos casos, dan los nombres sin esa orden. Pero el problema es que en muchos casos también, el problema es ejecutar esa resolución judicial, ya que los archivos se queman o desaparecen misteriosamente….cada búsqueda es una epopeya…no hay dos casos similares…y hay muchos juristas todavía que piensan que el derecho de las madres biológicas a permanecer ocultas es más importante que el derecho a saber de los adoptados…. Sí, sigue habiendo oposición.

¿Por qué cree que la Iglesia es tan reticente a dar los nombres de las madres? ¿Cree que algún día cambiarán de parecer?
En Barcelona ya han cambiado, y han acatado la orden judicial…. Para mí, quién no es claro a la hora de dar información, es que oculta alguna cosa.

¿Tiene miedo que los casos prescriban y queden sin castigo todas esas personas que colaboraron en ese tremendo negocio en España?
Tengo miedo a la ineptitud de algunos juristas en España. Ineptitud o mala fe. Porque la no prescripción de los delitos como éstos, es muy clara desde mi punto de vista. No han prescrito. Quién defiende la prescripción, dicho sea con todo respeto, o es muy ignorante jurídicamente hablando, o es demasiado “listo”, ya que la prescripcióne s la única forma de que los culpables se libren de estas atrocidades.

¿Cree que la ley cambiará algún día para considerar estos casos delitos contra la humanidad?
Son delitos contra la humanidad, según todas las definiciones y convenciones internacionales. Por tanto imprescriptibles. Pero no hay intención de verlo así por algunos estamentos sociales y políticos a los que no interesa que esto salga a la luz.

Antes de que salieran a la luz estos libros, usted presentaba Bastardos. ¿Qué le convenció de que la historia de estos hijos no reconocidos, definición más habitual de “bastardo”, merecía ser contada?
Yo soy un bastardo. Y quería hablar de nosotros. Soy bastardo primero ( hijo de una unión no matrimonial), expósito ( abandonado o expuesto al nacer) y finalmente adoptado. Pero todos nos merecíamos un libro como Bastardos, que hablase de forma tan directa y descarnada de las historias de nuestras madres biológicas y de nuestra lucha por encontrarlas. Es un libro vital para las madres, padres e hijos, sin duda. Muy duro. Pero importantísimo.

¿Sigue siendo un estigma social ser hijo bastardo?
No, ya no. Algunos lo llevan incluso a gala. Por suerte la sociedad ha cambiado para bien, tenemos la mente más abierta. Somos más flexibles. Hemos evolucionado mucho en ese sentido.

Además de estos libros, también es coautor de Medición familiar. En busca de orígenes. ¿Qué pasos recomienda que se siga para la reintegración de esos niños robados en sus verdaderas familias?
Bueno, lo cierto es que lo que primero ha de hacer un adoptado o hijo falso que busca, es contactar con un profesional o asociación. Hay que ir de la mano en esta búsqueda, eso ayuda mucho a nivel técnico y personal…. Que se asesore.

Desde hace 17 años como abogado intenta ayudar a quien desea conocer la identidad de sus padres biológicos. ¿Cómo se siente cuando lo consigue?
Plenitud absoluta. Mi trabajo como letrado es maravilloso, gracias a esos rencuentros. También hay fracasos, y claro eso es triste. Pero cada vez que unos familiares se unen gracias a mi trabajo, de verdad que me siento muy feliz.

Ahora hablaremos del proceso de redacción. ¿Cómo saca tiempo para escribir sus libros entre toda la actividad judicial que ha puesto en marcha?
Bueno, quizás envejezca antes de lo debido….no sé. Me lo propongo y ya está, no pienso en el final, sino en cada paso del camino. Esto es muy importante. Si pienso en que mi libro ha de tener 300 folios, no empezaría ninguno. Si solo pienso en el folio que estoy llenando, acabo lo que me propongo….soy un escritor muy compulsivo, de hecho mis tres libros los he escrito ( aparte correcciones posteriores con la editorial), en un plazo de 2 a 4 meses muy intensos, escribiendo unas 9 horas diarias…..aprovecho mucho agosto, vacaciones judiciales, para escribir….y luego, fines de semana.

Lo cierto es que si me paro a pensarlo….no se realmente de dónde saco tiempo, porque también tengo hijas, novia, perros, hago deporte y me gusta mucho leer a otros y el cine….insisto, ponerse a hacerlo y ya está, no pensar demasiado en el final.

Sus libros han sido publicados por diferentes editoriales. ¿Es complicado que las editoriales respalden historias que, desde el principio, se sabe que serán polémicas y pueden provocar el rechazo de ciertos sectores sociales con poder?
Sí. Pero mi primer libro Bastardos, que es muy duro, violento, y en ocasiones hasta pornográfico, fue publicado por una editorial que yo conocía por una línea conservadora. Me encantó el editor que me dejó absoluta libertad para dejar las expresiones tan crudas que yo utilizo en el libro….En los dos siguientes he tenido que ser más comedido. Pero yo creo que las editoriales quieren vender, es su negocio y es muy loable. Y quizás el escándalo vende.

El pasado 7 de julio estuvo en la caseta de Casa del Libro firmando libros en la Feria Alicante, ¿qué tal fue la experiencia?
Fantástica como siempre que estoy en Alicante, donde paso mis veraneos siempre que puedo. La gente fue muy amable, y aunque ahora hay una crisis muy importante, la verdad es que vendí más incluso que en la feria de Madrid, aunque allí estuve entre semana….pero puedo decir que por mi experiencia, en Alicante se lee mucho.

¿Esperaba toda la repercusión que están teniendo sus libros y la injusticia que usted denuncia?
Sí. Y aún creo que debía tener más. En el extranjero están muy sorprendidos, casi más que en nuestro país.

Rodaje de la nueva tv movie ‘Historias Robadas’ con Rodolfo Sancho y las intervenciones de Enrique J. Vila en distintos medios de comunicación

Ha intervenido en múltiples debates, programas mediáticos, conferencias y coloquios como letrado. El programa Espejo Público de Antena3, donde ya asistió, trata muy a menudo el tema de  Los niños robados. Cuando tiene delante a alguien negando que esos casos existieran, ¿cómo reacciona Enrique J. Vila?
Intento estar calmado. Yo soy tranquilo, pero ciertamente estas personas me exasperan. Lo malo es que yo sé que lo niegan con mala fe. No es que sean ingenuos, es que son malintencionados. Si lo negasen por ignorancia, me darían lástima. Pero lo niegan para crear polémica y defender a sus amigos, los mafiosos, y eso si que lo llevo mal…

Esperamos que la entrevista haya sido de su agrado. Muchas gracias.
Gracias a vosotros

Enrique Vila Abogado y presidente de la asociación SOS Bebés Robados 

El letrado valenciano Enrique Vila se empeñó hace ya varios años en destapar la trama de presuntos robos de bebés que, a su entender, ha existido durante décadas en España. Ha empleado todos los medios a su alcance para que nadie olvide estos casos y la literatura es uno de ellos. Autor de los libros ‘Historias Robadas’ o ‘Mientras duró tu ausencia’, Vila firmará esta tarde (a las 17.30 horas) sus obras en la FNAC.
– ¿Qué revela en su libro?
– Creo que en la firma coincidirán ‘Mientras duró tu ausencia’ e ‘Historias Robadas’ porque han salido con casi un año de diferencia. ‘Historias Robadas’ es la historia de una mujer que nació en la casa cuna Santa Isabel de Valencia en 1947 y que el destino quiso que, a los 15 años, ella misma se quedase embarazada de su novio y sus padres, que la habían comprado y adoptado, la obligaron a dar a luz en esa misma casa. Aprovecho esta historia de esta doble búsqueda, porque esta mujer busca a su hija y a su madre biológica, y con su testimonio y otros de mujeres que han vivido allí, trató de contar cómo era la vida de aquel internado católico y de las chicas embarazadas que se quedaban allí hasta dar a luz y eran obligadas a dar a sus hijos en adopción.
– ¿Qué le llevó a ponerse al frente del ‘caso de los bebés robados’?
– Realmente yo soy adoptado también, en la misma casa de la que habla el libro. Llevo 24 años buscando a mi madre, que dio a luz allí, y como unos 15 años especializado en ayudar a la gente que también busca. A partir de ahí, hay muchos casos resueltos de adoptados que nacen en instituciones públicas y, por lo tanto, después de una batalla judicial hemos conseguido que encuentren a sus padres. Nos queda precisamente la batalla de la iglesia, que son los últimos archivos que no podemos abrir, solamente algunos de ellos. A medida que voy ayudando a adoptados a encontrar a sus padres y viceversa, me voy dando cuenta de que muchos adoptados no son adoptados, sino hijos falsos o apropiados. Niños que fueron robados y que no son adoptados, sino que son inscritos como hijos falsos biológicos.
– ¿Qué han logrado las asociaciones de afectados en estos años de batalla?
– Realmente se ha conseguido poco, más que nada que los medios de comunicación y la gente lo conozca. A nivel judicial estamos todavía en mantillas. Por desgracia se están archivando demasiados asuntos.
– Como abogado, ¿cómo cree que se puede luchar contra el archivo?
– Este verano estoy preparando un recurso de amparo constitucional porque el primer caso que he llevado yo personalmente lo han archivado en la Audiencia Provincial de Málaga exclusivamente por prescripción, no por falta de pruebas. Contra eso hay que luchar. Hay que luchar hasta el final, hasta las últimas instancias de la justicia española, al Supremo y al Constitucional, y si siguen sin hacernos caso, ir a Europa, a Estrasburgo. Queda mucho por delante, pero tenemos que hacer que estos delitos no se olviden con el paso del tiempo. Hay que tener en cuenta que los niños que fueron robados a día de hoy siguen teniendo una identidad falsa, por lo tanto el delito se continúa realizando día a día.
– ¿Cuántos casos calcula que hay ahora mismo en los tribunales?
– Denuncias debe de haber ya cerca de 3.000, pero hay muchas más por presentar. Hay mucha gente que está recopilando datos. Hay mucha gente que ni siquiera lo sabe. Un hijo falso, si nadie le dice nada, consta como hijo biológico. Hay gente que va a fallecer sin saber que no es hijo de sus padres.
– Ha estado bastante ligado a la asociación Bebés Robados Región de Murcia (info@bebesrobadosrm.es). ¿Qué papel cree que jugó la comunidad en esta presunta trama?
– En Murcia también hubo bastantes casos. Parece que el destino de muchos niños robados en otros puntos de la península era el Levante. El caso de Inés Madrigal, la presidenta de Bebés Robados Región de Murcia, es claro. Ella fue robada en Madrid y acabó siendo escrita en Murcia. No sé por qué, pero Murcia es una de las regiones más afectadas.

 

A %d blogueros les gusta esto: